La pobreza económica y la pobreza cognitiva

Artículo escrito por José María De La JaraI Se acerca el inicio del año escolar y Pedro debe decidir si matriculará a Luis, su hijo de 15 años. Desde afuera – o desde adentro pero con el aire condicionado a toda potencia para aplacar el calor de febrero – la decisión parece simple. La realidad es más complicada. Y para entenderla, Pedro nos invita a ingresar a su cerebro por un momento.   Descargar publicación  

Esta entrada fue publicada en Publicaciones Guarda el permalink .

Deje un Comentario

Su dirección de mail no sera publicada. Los campos con (*) son obligatorios.