El síndrome de lo tibio

24/01/2015 El Comercio de Perú “A quien madruga Dios lo ayuda”. ¿Ha escuchado este refrán? Posiblemente muchas veces. Es más, hasta es posible que lo haya utilizado. Refleja lo que consideramos “sabiduría popular”: significa que actuar con celeridad da mejores posibilidades de un buen resultado. “No por mucho madrugar amanecemás temprano”. Sin duda, también lo ha escuchado y utilizado.   Descargar publicación  

Esta entrada fue publicada en Publicaciones Guarda el permalink .

Deje un Comentario

Su dirección de mail no sera publicada. Los campos con (*) son obligatorios.