El PBI moral

18/08/2008, www.peru21.com Viajábamos al norte en mi carro cuando un policía me detuvo entrando a Chiclayo. No me imputó una infracción. De frente, sin asco, me pidió plata, para “ponerle aceite a su patrullero”. “Es que el Estado no nos da nada”. Por supuesto que no le di un centavo a pesar de una insistencia que ya lindaba con el asalto. No le creí la historia del aceite.   Descargar publicación    

Esta entrada fue publicada en Publicaciones Guarda el permalink .

Deje un Comentario

Su dirección de mail no sera publicada. Los campos con (*) son obligatorios.